El Ironman de Hawái (actualmente conocido por el Ironman de Kona), es el más antiguo y prestigioso triatlón del mundo, que se realiza anualmente en la isla de Hawái, siendo vista en directo en varios canales de diferentes países del mundo.

El próximo 13 de Octubre de 2018 se celebrará la 40ª edición del campeonato del mundo Ironman en Kona, Hawaii. Desde su nacimiento la leyenda no ha dejado de crecer hasta convertirse en la cita más importante del triatlón mundial y la carrera que todo triatleta desea disputar al menos una vez en la vida.

40 años después, ante la magnitud y repercusión mediática del evento, es fácil olvidar que todo empezó como un reto entre amigos para decidir qué atletas eran los más duros: nadadores, ciclistas o corredores.

Primeros participantes en el Ironman de Hawai en 1978

La idea del primer Ironman, surgió de la imaginación del exmarine John Collins, durante la entrega de premios de la Oahu Perimeter Relay en 1977. Los corredores del Mid-Pacific Road Runners club y los nadadores del Waikiki Swim club se enzarzaron en la ya tradicional discusión sobre cuál de los dos deportes era el más duro.

El marine John Collins fundador del Ironman de Hawai

No había consenso claro entre Collins y sus compañeros sobre qué grupo de deportistas eran los más completos: nadadores, ciclistas o corredores asi que llegaron a una salomónica decisión. El comandante de la marina John Collins sugirió una prueba definitiva para zanjar la cuestión de una vez por todas. Una combinación de 3 carreras increíblemente duras que ya se celebraban en la isla de Ohahu: la Waikiki Roughwater Swim(3.8k natación aguas abiertas); La Around Oahu Bike Race (durísima prueba ciclista de 185k y que fue reducida a 180k para la ocasión) y el Honolulu Marathon (42,2k a pie en condiciones extremas de humedad y temperatura).

El 18 de febrero de 1978, solo 15 participantes se atrevieron a tomar la salida de lo que parecía un reto totalmente imposible. Cada participante estaba acompañado por su equipo de asistencia que le proveía de agua y comida durante el recorrido. Ha quedado para la historia el caso de John Dunbar, su equipo de apoyo se quedó sin agua durante el maratón y lo hidrató con cerveza a pesar de lo cual entró en segunda posición. Gordon Haller, un especialista en comunicaciones de la marina, ganó la prueba con un crono de 11:46:58 y se coronó como el primer Ironman.

Lyn Lemaire fué la primera mujer en participar en el Ironman de Hawai y convertirse en Ironwoman finisher

Solo un año más tarde, en la edición de 1979, la única mujer que se atrevió a tomar la salida, Lyn Lemaire, terminó en sexta posición empleando 12:55:38 y se convirtió en la primera Ironwoman. Ese mismo año Barry McDermott, periodista de Sports Illustrated, escribió un articulo de 10 paginas sobre la prueba y, como consecuencia, cientos de participantes tomaron la salida en 1980. Fue en 1981 cuando la prueba se trasladó desde la isla de Ohahu a la de Kona. Desde entonces la leyenda del Ironman y del triatlón ha crecido hasta el fenómeno de masas que es hoy en día.

El Campeonato del Mundo Ironman se ha desarrollado de forma anual e ininterrumpida en Hawái desde 1978.

Ni gorros ni camisetas de regalo. En la bolsa/pack que les dieron antes de empezar no encontraron geles, ni power-bars, ni camiseta con el logo de la prueba, ni nada parecido sino solamente tres hojas de papel con unas reglas básicas y las rutas a seguir, coronado todo por la siguiente frase:

 

Swim 2.4 miles! Bike 112 miles! Run 26.2 miles! Brag for the rest of your life!

(Nada 2.4 millas! Pedalea 112 millas! Corre 26.2 millas! Presume durante el resto de tu vida!)

 

Cada triatleta en la primera edición del Ironman Hawai llevaba su propio equipo de apoyo.

De este modo, el 18 de febrero de 1978, 15 atletas (de los cuales 12 lograron terminar) se reúnen en la playa de Waikiki para, sin saberlo, hacer historia formando la primera edición del Ironman Hawái.

Ironman Hawai Kona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gordon Haller fué el primer ganador del Ironman de Hawai con un tiempo de 11h 46min
John collins a la izquierda de la imagen

El Ironman apenas tuvo repercusión en su primera edición y ocupó poco espacio en la prensa deportiva estadounidense.

Crónica del primer Ironman Hawái de la historia.
Crónica del primer Ironman Hawái de la historia.

En 1981 la carrera se desplaza a la menos concurrida isla de Kona manteniendo las mismas distancias pero no será hasta el año siguiente cuando se mueva la competición a su calendario habitual, pasando a celebrarse en otoño (octubre) y no en primavera (febrero) como se venía haciendo hasta entonces.

Si hemos de escoger uno de los muchos momentos memorables que nos han dado estas islas, me quedo sin duda con Julie Moss y su exhibición en 1982. 

Julie-Moss
Julie-Moss
Esta desconocida hasta entonces estudiante universitaria, lideraba la prueba con varios minutos de ventaja y se encontraba ya en los últimos quilómetros de la carrera a pie.

De repente, comenzó a sentir los síntomas propios de la deshidratación; mareos y náuseas que no le permiten continuar corriendo.

Ante tal situación decide bajar el ritmo y seguir caminando pero su deshidratación es tal que incluso andar se convierte en una tarea harto complicada.

Pierde totalmente las fuerzas en cuestión de segundos, cayéndose repetidamente hasta que, viendo que no puede caminar más y no aceptando la ayuda que le ofrecen los voluntarios de la organización, decide seguir su camino gateando lentamente.

A pocos metros de la llegada le adelantaría Kathleen McCartney arrebatándole el primer puesto pero no la gloria e increíble repercusión mediática que aquel final tuvo, sirviendo de inspiración para mucha gente que empezó a escribir “Terminar un Ironman” en su lista de tareas pendientes.

 

En 1983, ante el gran auge de la prueba y la masiva afluencia de triatletas, se establece el tan famoso tiempo de corte de 17 horas y un sistema de clasificación para poder participar en Hawái.

Scott Tinley sería el ganador en 1985 empleando por primera vez el manillar de triatleta, algo totalmente nuevo en el mundo del ciclismo y que no pasaría a la fama hasta 4 años más tarde cuando Greg Lemondganaría el Tour de Francia en la última etapa con una mínima diferencia de 8 segundos sobre Laurent Fignon que llevaba una bicicleta tradicional.

En la última edición del Ironman Hawái, fueron 34 los países que participan en el evento, lo que nos da una idea de la inmensa internacionalización del evento.

En 1988 la prueba cumple su 10° aniversario y deciden celebrarlo invitando a los 15 hombres que compitieron en el Ironman de 1978.

El gran duelo entre Dave Scott y Mark Allen (The Ironwar) centra toda la atención de la edición de 1989convirtiéndose en otro de esos momentos épicos vividos en la isla y al que dedicaremos más adelante un post completo como bien se merece.

 

 Dave Scott y Mark Allen
Dave Scott y Mark Allen

Paula Newby-Fraser se convierte en 1996 en la única persona en obtener ocho triunfos en el Ironman Hawaii. También en este año Jim Ward se corona como el triatleta más viejo en participar en la prueba con 77 años y un tiempo final de 16 hr 48 min (competiría de nuevo con 80 años).

Para celebrar su 20° aniversario, vuelven a invitar a los 15 primeros atletas que participaron en la primera edición hace ya 20 años, de los cuales seis toman la salida junto con el fundador de la prueba (John Collins) y 17 de los 21 campeones que tenía el Ironman hasta entonces.

Mirando el tiempo final del ganador a lo largo de la historia de esta competición, podemos apreciar un signo claro de cómo ha ido evolucionado el mundo del triatlón y yo diría que del deporte en general.

En 1978 la diferencia entre los tres miembros del pódium fue de unos 130 minutos (algo más de dos horas) mientras que en la última edición los tres primeros entraron en un abanico de 6 min.

Tiene un caché y una repercusión enorme debido también en parte a su sistema de clasificación que asegura que solamente los triatletas más en forma de cada año tendrán el privilegio de participar puesto que para ello deben conseguir una de las plazas disponibles obteniendo un buen resultado en alguno de los 21 Ironman celebrados anualmente en los que se reparten invitaciones a los mejores clasificados.

Otra manera de conseguir uno de los tan preciados “slots” para Hawái es por la Lotería Ironman.

En este caso son 200 cupos reservados para los atletas que integran esta lotería, 150 son para Estados Unidos, y los otros 50 son para disponibilidad internacional aunque recientemente (en mayo de 2015) este sistema de lotería ha sido declarado como ilegal por un tribunal de Estados Unidos ya que el “premio” no aporta nada como tal sino solamente el derecho a desembolsar otros 800-900 euros que cuesta la inscripción al Ironman Hawái.

El actual record de Hawái data de 2017 cuando Patrick Lange (Alemania) rompió la marca de Craig Alexander que prevalecía desde 2011.

Patrick Lange paró el crono en unos impresionantes 8 hrs 1 min 40 secs.

El record femenino lo tiene la suiza Daniela Ryf cuando cruzó la meta en 2016 con 8 hrs 46 min 46 secs. Destacar que Ryf lleva tres victorias consecutivas en Hawái, desde 2015-17.

Craig Alexander
Craig Alexander

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La verdad es que nunca se ha llegado a dirimir totalmente la cuestión de que grupo es el más fuerte (si nadadores, ciclistas o corredores) pero lo que es seguro es que Ironman hoy en día es objeto de culto, su logo es tatuado en cientos de piernas y hombros por sus participantes y es un ejemplo claro de que todo es posible.

Ya para terminar, decir que hoy en día la marca Ironman tiene un inmenso valor comercial y no son pocos los que acusan al evento de haberse convertido en un show para mover y recaudar dinero perdiendo un poco el espíritu que tenía antaño. Sea como sea no podemos negar que la prueba se ha convertido en una especie de mito debido a diversos factores como son la tremenda dificultad que entraña participar en la misma por su sistema de clasificación/invitaciones y por la dureza del evento o también porque somos muchos los triatletas que sabemos que nunca podremos correr en Kona.

En este vídeo podéis ver el resumen en imágenes de la historia del Ironman de Hawai.

Si tienes una gran capacidad de superación personal, entrenas duro con las palas de natación Swimtonic y eres constante, quizás puedes ser tú el próximo Ironman finisher.

Recuerda la frase que motiva a muchas triatletas a participar en esta prueba: “Todo es posible / Everything is possible”