Nadadores aguas abiertas en Lanzarote

La mayoría de problemas que encontraremos al empezar a nadar en el mar se resumen en dominar el nuevo elemento (mayor flotabilidad, pero más inestable) y controlar nuestros miedos o los posibles momentos de ansiedad. Para empezar a controlar, tanto la ansiedad, como los elementos, la dos primeras premisas a las que agarrarse cuando empiezas a nadar son comprar una boya de natación en el mar y ser consciente de tus tiempos/distancias en piscina.

Las boyas de seguridad en el mar son pequeños hinchables de color vistoso que llevamos atadas a la cintura mediante una correa. Estas boyas proporcionan seguridad (se comportan como un flotador), visibilidad y estanqueidad (la mayoría son bolsas en las que podemos llevar las llaves, móviles, ropa,…).

Junto a las boyas de seguridad, el segundo consejo más importante es entrenar en piscina para nadar largas distancias. 

“Al mar se va nadado”. 

Aunque el agua salada, no así en lagos o embalses, y el neopreno nos aportan un extra de flotabilidad, facilitando el desplazamiento, la seguridad en cuanto a nuestras capacidades como nadador nos las dará la piscina, y ahí siempre manda la técnica. Si queremos tener confianza al nadar una distancia en el mar, tenemos que haber hecho antes los deberes en la piscina. Cuanto más fino estés nadando en las piscina, con mayor confianza nadarás en el mar y justo esa confianza es  la que me hace disfrutar mucho más.

La boya de seguridad te ayudará a reducir la ansiedad, el miedo y otros agobios al empezar a nadar en el mar”

Ya tenemos una boya y nuestros metros semanales en la piscina, ¿es suficiente para disfrutar de las aguas abiertas? En teoría sí, pero aún así hay novatos a los que el mar nos da mucho respeto y no es raro agobiarnos aún cuando casi tocamos el fondo con cada brazada. Lo primero que debemos recordar es que el neopreno y/o el agua del mar nos ayudar siempre a flotar, por lo que, ya sea apoyándonos en la boya de seguridad, o simplemente adoptando una posición cómoda de espaldas, nos ayudará a calmar los nervios o a pasar el dolor de un pequeño tirón dejándonos flotar unos instantes.

¿Cómo perder el miedo al mar?

Estas son las claves para perder el miedo a nadar en el mar según Rafa Cabanillas (Seguir en Twitter @CabanillasRafa ), entrenador de Marnatón, en un artículo publicado en Sportlife

Entrenamiento:

Es muy importante que no entrenemos siempre al mismo ritmo, tenemos que ser capaces de nadar a diferentes velocidades. Hay que tener claro que el mar es un medio variable y nos tendremos que amoldar a él.

Tener la capacidad de respirar por los dos lados, así podremos ampliar nuestro campo de visibilidad y variar la respiración en función del oleaje. 

Deberemos levantar la cabeza para tener una visualización frontal cada cuatro o diez brazadas. La frecuencia y la elevación dependerán del estado del mar, serán decisiones propias a tomar en cada momento. Es muy importante tener diferentes puntos de referencia para ir en un rumbo fijo. Edificios, árboles, boyas… Nos ayudarán a conseguirlo.

Previsión:

Todo lo que sea tener prisas o hacer las cosas rápido y sin pensar, nos puede jugar una mala pasada. Si inviertes en tiempo, tienes más opciones de pasar un nado espectacular.

Cada vez hay más aplicaciones y sitios webs para la previsión del estado del mar, en dicha predicción marítima buscaremos los siguientes indicadores para un nado seguro:

-Olas de máximo 0,5 metros.

– Viento de menos de 10 nudos.

-Periodicidad del oleaje ideal de unos 7 segundos.

-Buena visibilidad, evitar nadar con niebla.

-Si no es en el mediterráneo, hay que tener en cuenta también las mareas.

Si no se conoce el sitio, sería recomendable enterarse por algún local de la existencia de cuevas o corrientes fuertes conocidas.

Medusas y otros animales marinos:

Otro de los inconvenientes más usuales y molestos de nadar en el mar son los encuentros con las medusas, sobre todo cuando las aguas están más calientes o en años de mucha sequía (menor transferencia de agua dulce a las costas). Si antes de entrar veis muchas medusas en la orilla, arrastradas por la corriente, quizás sea mejor ir a la piscina ese día. La picadura de medusa puede pasar de simplemente molesta a muy dolorosa en función del tipo de medusa. Jamás tocar una, aunque esté muerta en la orilla (su veneno no desaparece hasta varias horas después).

En la imagen siguiente tenéis las tres más comunes de las costas mediterráneas. Ordenadas de izquierda a derecha en función del dolor, siendo la Carabela portuguesa o Physalia physalis la más peligrosa de todas.

En caso de picadura el tratamiento es sencillo: lavar siempre con abundante agua de mar o suero fisiológico, no frotar nunca la herida ni lavar con agua corriente. También se puede aplicar hielo en caso de hinchazón. Si tenemos algún tentáculo adherido, este deberá retirarse con unas pinzas, nunca con los dedos. En algunos casos graves será necesario tomar antihistamínicos o acudir a un puesto de socorrista o centro de salud.

Nadar en aguas frías y en invierno.

Una vez pasado el verano, no tenemos motivos para abandonar la afición de nadar en el mar, al menos hasta que la baja temperatura del agua no nos lo impida. Aunque el frío es algo muy subjetivo, y más a la hora de zambullirnos en el agua, sí que podemos hacernos una idea de lo fría que ésta puede estar con las temperaturas mínimas y máximas con las que se regulan la mayoría de competiciones en aguas abiertas:

  • A menos de 12-14 grados se suspenden las pruebas, lo que equivale a riesgos de hipotermia aún llevando neopreno.
  • Entre 12/14ºC y 22/24ºC es obligado el uso de neopreno. A temperaturas cercanas al límite inferior se limita el tiempo máximo que se puede nadar.
  • Por encima de 22/24 no se permite el uso de neopreno, es decir, estará fría pero soportable si el nado es rápido.
  • A temperaturas muy altas, por encima de 30º, podemos sufrir problemas de deshidratación y calambres.

En las aplicaciones que os he comentado anteriormente (iMar o Wisuki) se puede ver la temperatura del agua y en la mayoría de webs estatales de meteorología podemos ver el histórico de la temperatura del mar para los distintos puntos de observación que hay en las costas de cada país.

Relojes de natación para aguas abiertas.

Aunque lo explicaremos con más detalle en un artículo específico, os dejo un par de apuntes para los que querías medir la distancia nadada con un reloj-gps. Actualmente los únicos relojes que nos servirán para nadar en el mar son los gps específicos para triatlón. Estos modelos consiguen corregir mediante algoritmos la pérdida de señal que se produce cada vez que sumergimos el reloj bajo el agua. Si probamos a nadar con un reloj-gps de running veremos que el track generado es muy errático y la distancia registrada puede doblar o triplicar la real.

Si no sois triatletas, y simplemente queréis saber la distancia y el ritmo al que nadáis , y tampoco os importan las métricas relacionadas con el número de brazadas, una opción más económica es colocar un reloj-gps básico de running (Polar M400, FR25 o similar) atado a la boya de seguridad, justo en la parte del cierre que queda al aire mientras nadamos. La medición de ritmos y distancia será más exacta que con los relojes de triatlón y por menos de 100 € podremos llevar un registro de nuestros tiempos y distancias.

Recomendaciones:

Que nadar en el mar es fascinante es verdad, pero también lo es que nunca le debemos de perder el respeto y por tanto debemos de ir siempre con cuidado. Así que tenemos que intentar:

-Nadar siempre acompañado y a menos de 50 metros de la costa.

-Empezar el nado con la corriente en contra para que así la vuelta sea a favor y no tengamos ningún problema.

-Respetar las boyas y las indicaciones de salvamento marítimo.

-Buscar un lugar donde se pueda salir rápidamente del agua si hay algún problema.

-Si tenemos tendencia a marearnos, en cualquier farmacia nos podrán ayudar con lo que deberíamos tomar.

Material de entrenamiento:

Si vas empezar a entrenar en piscina o mar para nadar largas distancias, te aconsejamos utiliar material de entrenamiento como aletas, tuba o palas de natación.

Aumentaras tu potencia de brazada y patada, la técnica de natación y la resistencia muscular.

Las palas de natación Swimtonic han sido diseñadas para aumentar la resistencia al agua en cada brazada y así desarrollar tu musculatura de brazos y hombros.

Nadadores de aguas abiertas como Java Sanz, alex Crivillés o Tita Llorenç ya las han probado y testeado satisfactoriamente.

Consigue tus palas Swimtonic en nuestra tienda online

Si quieres iniciarte prepararte para competir en travesías a nado en piscina,  Fernando montero CEO de Swimtonic y javier Berazaluce imparten entrenamientos de natación con material de entrenamiento Swimtonic en Piscina Mundial 86, cerca de M.Sainz de Baranda, Madrid.

Si estás interesado envía un email a info@swimtonictech.com o envía un whatsapp al móvil 655 97 57 23. No desaproveches la oportunidad única para probar las palas de natación Swimtonic.

Palas de natación Swimtonic